Beato Pablo Manna

Beato Pablo Manna

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
%PM, %16 %700 %2016 %15:%Jun

La prensa y los misioneros

Ofreceremos en distintos artículos algunas de las cartas circulares del Beato Pablo Manna a los miembros de su Instituto

La traducción del italiano la ha realizado hace algunos años el R.P. Lic. Victorino Ortego

 

(Carta circular nº 2, Milán, 30 de noviembre de 1924)

 Excelencias Reverendísimas y amadísimos cohermanos:

Para el mayor desarrollo del Instituto y para ayudar a resolver nuestro problema económico pienso que es nuestro deber poner la atención en mejorar nuestra prensa aquí en Italia. En otra ocasión os prometí que me iba a referir a este argumento y lo hago ahora, dándoos algunas normas que, espero, serán tomadas en la debida consideración porque, como el actual florecimiento de nuestras casas se debe en gran parte a esta actividad, así y aun mejor deberá ser en el futuro.

Diré brevemente algo sobre el deber de la deseada colaboración a las publicaciones del Instituto y especialmente a “las misiones católicas” y los modos de ampliarla. En cuanto al deber, no diré muchas palabras porque es cosa evidente, y tengo confianza de que todos aquellos que pueden, de cualquier manera, colaborar con nuestra prensa, lo harán de buena gana, sabiendo que concurren así al bien de todo el Instituto porque la prensa es el único medio de comunicación que tiene con el público, sobre el cual, después de la Providencia, el Instituto mismo funda, y no puede dejar de hacerlo, su esperanza, con respecto a la continuidad y el aumento de las vocaciones y de sus donaciones. Si nuestra prensa se debilita, por falta de colaboración, también el Instituto se resiente en la disminución de la estima y confianza, aventajándonos, hoy otras instituciones.

No se trata de que nosotros nos lamentemos, o podamos dolernos del progreso de los demás, no tendríamos corazón de Misioneros; pero es cierto que todos nosotros debemos sentirnos comprometidos con el progreso de nuestro Instituto porque eso responde al progreso de las misiones a él confiadas, de las cuales sólo nosotros tenemos la responsabilidad ante Dios y la Iglesia. Por consiguiente será necesario organizar la comunicación entre nuestra publicaciones (MISIONES CATÓLICAS, ITALIA MISIONERA, PROPAGANDA MISIONERA, BIBLIOTEQUITA MISIONERA), las cuales en 1925 serán enviadas (exceptuadas BIBLIOTEQUITA MISIONERA) a todos los Misioneros. En cuanto a las normas, trataré de resumirlas brevemente:

1) Para los acontecimiento que interesan a todo el vicariato (fiestas, obras generales, seminarios, etc.) a menos que S.E. Mons. Vicario Ap. no pueda hacerlo él mismo (y alguna vez sería de desear), debería haber un corresponsal ordinario, pero uno solo (o si son varios, uno solo para el mismo hecho) para que no suceda que sobre el mismo hecho en diversos tiempos y sin mediar ulteriores variaciones se manden dos y tal vez tres crónicas que narran lo mismo.

2) Tratándose de acontecimientos (conversiones, inauguración de escuelas, etc.) que interesan directamente a un solo distrito, el jefe del distrito, o su ayudante (y no un padre de otro distrito) mande noticias para la primera parte de la revista (la cual es más propiamente el órgano del Instituto) o una breve información que encontrará lugar en NOTICIAS. Lo importante es que con respecto a las Misiones católicas no se descuiden las noticias que puedan dar una idea sobre la situación de nuestras misiones, sin que nuestra revista tenga que mendigar a las otras revistas las noticias de nuestra propia casa.

Pablo Manna, Sup. Gen.

Hay 48 invitados y ningún miembro en línea


Subscribe Here
Si desea recibir los articulos recientes en su email, por favor rellene los datos.



Gracias por suscribirse...
Joomla Extensions powered by Joobi