Aquí nuestros Articulos mas recientes...

 

Articulo más visto

  • La Palabra de Dios y nosotros
    La Palabra de Dios y nosotros San Jerónimo (Estridón 347- 30 de septiembre de 420 Belén) “Doctor eminente en la interpretación de las sagradas Escrituras”. Benedicto XV Podríamos preguntarnos ¿Qué podemos aprender e imitar nosotros de San Jerónimo? Y podríamos responder con palabras de Benedicto XVI: «Me parece que sobre todo podemos aprender a amar la palabra de Dios en la sagrada Escritura. Dice san Jerónimo: “Ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo”. Por eso es importante que todo cristiano viva en contacto y en diálogo personal con la palabra de Dios, que se nos entrega en la sagrada Escritura. Este diálogo con ella debe tener…
    en Vida religiosa y Biblia ¡Deja el primer comentario! Visto 19536 veces
  • El celular en la vida religiosa ¿amigo o enemigo?
    El celular en la vida religiosa ¿amigo o enemigo? La vida religiosa en la Iglesia brilla por determinados elementos que son claves de la misma. Podemos nombrar, por ejemplo, la vida de oración, el trabajo apostólico, la vida comunitaria, la formación, la práctica de los votos. En esta ocasión quisiera detenerme en una creatura que ha irrumpido en la vida de los hombres hace pocos años ganándose un espacio importante en el caminar de cada día. Una creatura que ha logrado ganarse en la mayoría de las personas un papel de necesaria, y que por ello, también ha ingresado en las comunidades religiosas. No hablo de otra cosa que…
    en Enemigos de la vida religiosa ¡Deja el primer comentario! Visto 6091 veces Leer más...

Artículo Recién Agregado

  • Todos los necesitamos
    Todos los necesitamos Quiero tratar un tema que es bastante recurrente en las comunidades católicas. De hecho, es natural que hacia el final de las misas en muchos lugares se escuche hacer una oración pidiendo por el aumento, la perseverancia y la santidad de las vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa en general. Eso está muy bien y ciertamente que hay que rezar, porque es la gran fórmula que Dios nos dejó para conseguir vocaciones. Lo primero que quiero decir es que necesitamos de las vocaciones, necesitamos de los sacerdotes todos y el que les está hablando es un sacerdote. Yo también…
    en La vida religosa en el IVE ¡Deja el primer comentario! Visto 685 veces
  • Solemnidad de todos los Santos
    Solemnidad de todos los Santos Solemnidad de todos los Santos[1] El punto de partida: desear ser santos “Di a la comunidad de los hijos de Israel: “Sed santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo” (Lv 19,2) Introducción Dicha conmemoración de todos los bienaventurados que para siempre gozan de Dios nos interpela a tener ¡una esperanza firme, confiante y audaz de que la santidad es posible y para todos! ¡Hombres y mujeres, niños y ancianos, laicos y consagrados, en fin, para todos! Y por tanto para nosotros también. ¿Si ellos pudieron por qué nosotros no? En realidad «la llamada a la santidad es algo…
    en La vida religiosa en los ejemplos de los santos ¡Deja el primer comentario! Visto 1698 veces

Artículo más Puntuado

  • Ejemplo religioso de San Juan de la Cruz
    Ejemplo religioso de San Juan de la Cruz «Porque no está la falta, Dios mío, en no nos querer tú hacer mercedes de nuevo, sino en no emplear nosotros las recibidas sólo en tu servicio, para obligarte a que nos las hagas de continuo». (Noche oscura, canción II, l. 2, c. 19) Juan de la Cruz es un santo «macizado»[1]. Los mil ribetes de que está hecha su personalidad se integran en él de modo jerárquico («concéntrico» dijera Kierkegaard[2]), como «material bien unido y apretado», fundados en la necesaria unicidad de la mejor parte: el amor en el seguimiento de Jesucristo (cf. Lc 10, 41-42). Su aspecto más…
    en La vida religiosa en los ejemplos de los santos ¡Deja el primer comentario! Visto 3353 veces Leer más...
  • Si conocieras...
    Si conocieras... SI CONOCIERAS... (Jn 4, 10) Un rato de intimidad ¿Quieres, sacerdote mío, que echemos un rato de conversación aquí en mi Sagrario? De corazón a corazón. ¡Nos hace tanta falta a los dos ese ratito! A tí, para fortalecerte, orientarte y hacerte más bueno; a mí, para endulzar mis horas de abandono, para gozarme en hacerte bien y por ti a muchos hijos tuyos y míos y a los dos para desahogarnos y consolarnos mutuamente... Porque la verdad es que quien dice Corazón de Jesús o corazón de sacerdote, dice penas, ingratitudes muy negras, de espinas muy punzantes, de hieles…
    en La vida religiosa en los ejemplos de los santos ¡Deja el primer comentario! Visto 1237 veces
San Manuel González

San Manuel González

SI CONOCIERAS...

(Jn 4, 10)

 

Un rato de intimidad

 

¿Quieres, sacerdote mío, que echemos un rato de conversación aquí en mi Sagrario? De corazón a corazón.

¡Nos hace tanta falta a los dos ese ratito! A tí, para fortalecerte, orientarte y hacerte más bueno; a mí, para endulzar mis horas de abandono, para gozarme en hacerte bien y por ti a muchos hijos tuyos y míos y a los dos para desahogarnos y consolarnos mutuamente...

Porque la verdad es que quien dice Corazón de Jesús o corazón de sacerdote, dice penas, ingratitudes muy negras, de espinas muy punzantes, de hieles muy amargas.

¡Mira que llueven dolores sobre nuestros corazones!

Yo desde mi sagrario y tú desde tus ministerios podemos todavía repetir la queja y la pregunta del profeta: O vos omnes qui transitis per viam, attendite et videte si est dolor sicut dolor meus. (Lam 1, 12).

 

Las penas de los dos amigos

 

En verdad que no hay en la tierra dolor como nuestro dolor.

Y, ¡qué! ¿hemos de ser hermanos en el padecer y no en el desahogarnos?

¿Nos han de unir las desolaciones y no los consuelos?

Y mi Corazón, a pesar de las hieles que lo inundan, ¡los tiene guardados tan ricos y suaves para sus sacerdotes!

Sí, sí, sacerdote mío, nos hace mucha falta a los dos el rato de de conversación a que te invitaba.

Tenemos que hablarnos los dos, ¡los dos!, ¿te enteras? Tú me hablas y yo seré todo oídos para escuharte, y cuando te hable, calla tú y manda callar todo lo que levante ruido en tu corazón.

Y hemos de hablarnos en mi Sagrario, ¡no faltaba más! ¡Si para eso he hecho el Sagrario! ¡Si para que en todo el orbe pudieran mis hijos hablar y estar conmigo he hecho tu sacerdocio! ¡Como que tu sacerdocio se ha creado para perpetuar mis sagrarios en la tierra!

De modo, ¡que en nuestro sagrario!

 

Una queja

 

Déjame que preceda a nuestra conversación una queja que tengo de muchos de mis sacerdotes.

¡Los veo muy poco por mis sagrarios!

Los veo en las bibliotecas y en las aulas aprendiéndome, en los púlpitos y en la propaganda enseñándome, los veo en diversidades de lugares haciendo mis veces, los veo también ¡qué pena! en los lugares en los que no tienen que aprenderme, ni hacer nada por Mí.... y, sin emabargo, por mis sagrarios, ¡los veo tan poco! y a ¡tan pocos!

¿Verdad que tengo motivos para quejarme?

 

¡Si conocieras...!

 

¡Si conocieras, sacerdote mío, lo que se aprende leyendo libros, estudiando cuestiones, esaminando dificultades a la luz de la lámpara de mi Sagrario!

¡Si supieras la diferencia que hay entre sabios de biblioteca y sabios de sagrarios!

¡Si supieras todo lo que un rato de sagrario de de luz a una inteligencia, de calor a un corazón, de aliento a un alma, de suavidad y fruto a una obra!

¡Si supieras tú y todos los sacerdotes el valor que para estar de pie junto a todas las cruces infunde ese rato de rodillas ante mi sagrario!

¡Ah! Si se supiera prácticamente todo esto, ¿cómo se verían mis sagrarios tan vacíos de sacerdotes y en cambio tan llenos los círculos de recreos, los paseos públicos, y alguna vez... hasta los cafés, los cines y teatros?

¡Si supieran! ¡Si supieran!

Los diez, catorce años de Seminario, ¿qué otro fin tenían sino enseñar por todos los medios y modos ese saber y sabor de lo que es mi sagrario? ¿Qué ha quedado de la formación eucarística del Seminario? ¿Qué lugar ocupa en tu alma el Sagrario de tu parroquia, de tu IGlesia, y que lugar ocupas tú en ese Sagrario? ¿El primero como debe ser?, ¿el de uno de tantos? ¿ninguno?

¡Qué buenas preguntas para tiempos de retiro!

-----------------------------

Responda cada uno como le sugiera el Espíritu Santo. Pudiera ser buena respuesta la recitación lenta y paleada del Salmo 41: Quemadmodum desiderat cervus ad fontes aquarum...

 

Obispo M. González. EL CORAZÓN DE JESÚS AL CORAZÓN DEL SACERDOTE.

Ediciones "El granito de arena" pág.5-8

Tomado de http://annussacerdotalis.blogspot.com/2009/08/beato-manuel-gonzalez-obispo-el-corazon.html